Cómo crear una cultura de ética e integridad académica en tiempos de pandemia

La pandemia COVID-19 ha supuesto nuevos desafíos para la educación superior. La mayoría de universidades ha tenido que trasladar sus sesiones presenciales a actividades sincrónicas y asincrónicas, rediseñando sus estrategias didácticas presenciales para un esquema de educación en línea o por lo menos híbrido (combinando la presencialidad con la virtualidad). Esto ha conllevado tener que ajustar metodologías y pedagogías para lograr mantener la calidad de la enseñanza en entornos virtuales, así como, crear ambientes de aprendizaje adecuados para los estudiantes y algunos otros retos, entre los que se destaca la integridad académica.

La Integridad académica significa actuar con los valores de honestidad, confianza, equidad, respeto y responsabilidad en el aprendizaje, la enseñanza y la investigación. Según Butler-Henderson & Crawford (2020), los estudiantes en su mayoría, perciben que es más fácil copiar en exámenes en línea que en exámenes regulares (físicos). Un artículo publicado por Watson & Sottile(2010) en el Online Journal of Distance Learning Administration indica que los estudiantes perciben que tienen casi cuatro veces más probabilidades de ser deshonestos en las clases en línea que en las clases en vivo. Asegurar la integridad académica es vital para proteger los estándares de calidad y prestigio de su institución educativa. ¿Cómo se puede crear una cultura de ética e integridad académica?

Promueva la integridad académica en su institución

  • Reconozca y declare como  valor fundamental la integridad  académica.

  • Desarrolle un compromiso permanente con el aprendizaje

  • Declare el papel del profesor como el de guía y mentor

  • Ayúdele a los estudiantes a comprender el potencial de Internet 

  • Fomente la responsabilidad estudiantil frente a la integridad académica.

Prevenga la deshonestidad en las evaluaciones

  • Aclare las expectativas a los estudiantes

  • Desarrolle formas justas y creativas de valorar los trabajos académicos escritos. Establezca rúbricas y criterios de calificación adecuados.

  • Disminuya las oportunidades de participar en deshonestidad académica, diseñe sus evaluaciones con la integridad académica en mente

  • Utilice herramientas de supervisión de exámenes en línea cómo Proctorizer, con el objetivo de apoyar el proceso de evaluación.

Según Viqueira, la evaluación forma parte del proceso de enseñanza-aprendizaje. La evaluación debe estar en sintonía con la enseñanza. De este modo, ante un proceso diferente y excepcional de aprendizaje debe corresponderse un proceso diferente y excepcional de evaluación.

Esperamos que estos consejos le apoyen durante su proceso de transición al aprendizaje en línea. Para conocer más sobre cómo se puede realizar un examen en línea con supervisión remota automatizada, visite https://proctorizer.com/